Dulce de leche
Dulce de leche

Dulce de Leche: Receta Tradicional y Dulzura Uruguaya

5.0 de 2 Vote

Adéntrate en una experiencia culinaria única y envolvente con esta receta de dulce de leche que desafía los límites de lo convencional. Inspirada en la tradición pero impulsada por la innovación, este viaje gastronómico te llevará a explorar nuevos horizontes de sabor y textura. Partiendo de una base clásica de leche entera y azúcar, te invito a explorar un mundo de posibilidades al incorporar generosamente el exótico aroma del coco rallado y la indulgencia del chocolate semiamargo.

La dulce fragancia de la canela se mezcla armoniosamente con la riqueza del coco y el inconfundible sabor del chocolate, creando una sinfonía de sabores que deleitará tus papilas gustativas y despertará tus sentidos. El resultado es un dulce de leche sublime y seductor, perfecto para untar sobre galletas recién horneadas, rellenar crujientes tartas o simplemente disfrutar en su forma más pura, a cucharadas. Haz de este exquisito manjar casero el centro de atención en tus reuniones con amigos y familiares, o date el gusto de un momento de indulgencia personal con esta versión gourmet de un clásico irresistible que te transportará a un universo de placer culinario sin igual.


Receta de dulce de leche

Receta de dulce de leche

Descubre cómo hacer un dulce de leche gourmet con esta receta única que combina la dulzura tradicional con el exquisito sabor del coco rallado y el toque tentador del chocolate semiamargo. ¡Una delicia para los amantes de lo dulce con un toque especial

Curso RecetaCocina SalsasDificultad Fácil
Cantidad

12

Porciones
Prep time

1

hour 
Cocción

2

hours 
Calorias

120

kcal

Ingredientes

  • 1 litro de leche entera

  • 300g de azúcar

  • 1 rama de canela

  • 1 taza de coco rallado

  • 100g de chocolate semiamargo picado

  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Instrucciones

  • En una olla grande, combina la leche, el azúcar y la canela. Calienta a fuego medio-alto hasta que la mezcla empiece a hervir, removiendo constantemente para disolver el azúcar.
  • Reduce el fuego a medio-bajo y continúa cocinando, revolviendo ocasionalmente, hasta que la mezcla se reduzca y espese. Esto puede tardar aproximadamente 1 hora y media a 2 horas.
  • Una vez que la mezcla haya tomado un color dorado y tenga una consistencia similar a la de la miel, retira la rama de canela y agrega el coco rallado y la esencia de vainilla. Revuelve bien para combinar.
  • Continúa cocinando a fuego medio-bajo durante unos 10-15 minutos más, o hasta que el dulce de leche haya espesado aún más y tenga una consistencia cremosa.
  • Retira la olla del fuego y deja que el dulce de leche se enfríe ligeramente. Luego, incorpora el chocolate picado, revolviendo hasta que se derrita y se mezcle por completo.
  • Vierte el dulce de leche con coco y chocolate en frascos esterilizados y déjalo enfriar completamente antes de taparlos.

Notas

  • Utiliza una olla grande y de fondo grueso: Esto ayudará a distribuir el calor de manera uniforme, evitando que la mezcla se queme en los bordes.
  • Revuelve con frecuencia: Es importante estar atento y revolver la mezcla regularmente para evitar que se pegue en el fondo de la olla y se queme.
  • Controla el fuego: Ajusta el calor a medio-bajo una vez que la mezcla comience a hervir para evitar que se cocine demasiado rápido. La paciencia es clave para obtener un dulce de leche cremoso y bien espeso.
  • Prueba la consistencia: Para verificar si el dulce de leche está listo, puedes hacer la prueba del plato frío: coloca una pequeña cantidad en un plato frío y deja que se enfríe. Debe tener una consistencia espesa y cremosa.
  • Añade el chocolate al final: Agrega el chocolate picado al final del proceso de cocción, una vez que el dulce de leche esté listo y fuera del fuego. Esto evitará que el chocolate se queme o se sobre cocine, y garantizará que se derrita de manera uniforme.
  • Deja que se enfríe completamente antes de almacenar: El dulce de leche seguirá espesando a medida que se enfría, así que déjalo reposar a temperatura ambiente antes de transferirlo a frascos esterilizados para su almacenamiento en el refrigerador.
  • Personaliza a tu gusto: Si prefieres un dulce de leche más suave o más espeso, puedes ajustar la cantidad de azúcar y el tiempo de cocción según tus preferencias personales.

Información nutricional

  • Calorias 120kcal
receta de dulce de leche
receta de dulce de leche

El Dulce de leche y la salud

El dulce de leche: Un deleite gastronómico y su relación con la salud

En la vasta paleta de sabores que ofrece la gastronomía, el dulce de leche ocupa un lugar destacado. Esta delicia, apreciada en todo el mundo, es más que un simple acompañamiento; es un vínculo con la tradición, la indulgencia y, en ocasiones, incluso la nostalgia. Sin embargo, mientras nos entregamos al placer de su sabor seductor, surge la inevitable pregunta sobre su impacto en nuestra salud.

La receta clásica del dulce de leche se compone principalmente de leche y azúcar, dos ingredientes que, en exceso, pueden plantear preocupaciones para la salud. La leche, rica en calcio y proteínas, es una fuente importante de nutrientes esenciales. Sin embargo, su alto contenido en grasa saturada puede ser motivo de preocupación para quienes buscan mantener un estilo de vida saludable. Por otro lado, el azúcar, aunque proporciona energía instantánea, puede contribuir al aumento de peso y al desarrollo de enfermedades crónicas si se consume en exceso.

En esta encrucijada entre el placer gastronómico y la preocupación por la salud, surge una oportunidad para la innovación culinaria. ¿Es posible disfrutar del dulce de leche sin sacrificar nuestra bienestar? La respuesta radica en la moderación y la elección de ingredientes conscientes.

En la receta propuesta, el dulce de leche se enriquece con la adición de coco rallado y chocolate semiamargo. Estos ingredientes no solo añaden un sabor excepcional, sino que también aportan beneficios nutricionales. El coco rallado, rico en grasas saludables y fibra dietética, puede ayudar a mantener la saciedad y mejorar la digestión. Por su parte, el chocolate semiamargo, con su alto contenido de cacao, es una fuente de antioxidantes que pueden promover la salud cardiovascular y cerebral.

Además, al preparar el dulce de leche en casa, tenemos el control total sobre los ingredientes y su cantidad. Podemos optar por leche baja en grasa, sustitutos del azúcar o técnicas de cocción alternativas para reducir el contenido calórico y mejorar la calidad nutricional del producto final.

En última instancia, el dulce de leche no tiene por qué ser un indulgencia ocasional, sino más bien un placer consciente que se disfruta con moderación y equilibrio. Con la combinación adecuada de ingredientes y técnicas culinarias, podemos transformar este clásico postre en una opción saludable que no comprometa nuestro bienestar. Así, podemos deleitarnos con su exquisito sabor sin dejar de lado nuestros objetivos de salud y bienestar.

Historia del dulce de leche

La historia del dulce de leche es fascinante y está llena de matices culturales y disputas sobre su origen. Si bien es difícil precisar una fecha exacta de su invención, se cree que este delicioso manjar tiene sus raíces en América Latina, específicamente en Argentina y Uruguay.

Una de las leyendas más populares sobre el origen del dulce de leche se remonta al siglo XIX en Argentina, durante la época colonial. Según la leyenda, una criada distraída olvidó remover una olla de leche con azúcar en el fuego, y cuando regresó, encontró que la mezcla se había transformado en una sustancia espesa y dulce. Esta casualidad dio origen al dulce de leche, que rápidamente se popularizó en la región y se convirtió en un símbolo de la cocina argentina y uruguaya.

Otra teoría sostiene que el dulce de leche tiene sus raíces en la cultura gaucha de Argentina y Uruguay. Durante sus largas jornadas en la pampa, los gauchos llevaban consigo leche y azúcar, que combinaban y cocinaban lentamente sobre el fuego de campamento para obtener una sustancia densa y dulce que les proporcionara energía y satisficiera sus antojos.

Independientemente de su origen exacto, el dulce de leche se ha convertido en un elemento fundamental de la gastronomía latinoamericana. Se consume de diversas formas: como relleno de postres, cobertura de tortas, relleno de alfajores, o simplemente untado sobre galletas o pan. Su popularidad se ha extendido más allá de América Latina, llegando a ser apreciado en todo el mundo como un manjar irresistible.

A lo largo de los años, el dulce de leche ha evolucionado y se ha adaptado a diferentes culturas y preferencias culinarias. Se han creado variaciones con ingredientes adicionales como coco, chocolate, nueces o frutas, añadiendo nuevas dimensiones de sabor y textura a este clásico dulce. Sin importar cómo se prepare, el dulce de leche sigue siendo un símbolo de indulgencia y un recordatorio de la rica herencia culinaria de América Latina.


Quiza te pueda gustar: La importancia de las proteínas en nuestra dieta

Credito imagenes: Freepiks