mejillones 2
mejillones 2

Mejillones al ajillo

Los mejillones al ajillo son un plato de mariscos clásico y delicioso que se originó en España y se ha popularizado en todo el mundo. Esta receta consiste en cocinar mejillones frescos en una salsa de ajo y aceite de oliva, que les da un sabor intenso y aromático.


mejillones

Mejillones al ajillo

0.0 de 0 Vote

Esta receta de mejillones al ajillo es un plato de mariscos que consiste en cocinar mejillones frescos en una salsa de ajo y aceite de oliva. Son fáciles de preparar y se pueden servir como entrante o plato principal en cualquier ocasión. La salsa de ajo y aceite de oliva les da un sabor intenso y aromático que los convierte en una delicia para los amantes de los mariscos.

Curso RecetaCocina De MarDificultad Fácil
Cantidad

4

Porciones
Preparación

4

minutos
Cocción

20

minutos
Calories

140

kcal

Ingredientes

  • 1 Kg Mejillones frescos

  • 4 Dientes Ajo

  • 1 Und Guindilla (opcional)

  • 1/2 Chirrito Aceite de oliva

  • 1/2 Taza Vino blanco seco

  • 1 Pizca Sal y pimienta al gusto

  • 1 Rama Perejil picado para decorar

Instrucciones

  • Comenzamos por limpiar los mejillones. Los colocamos en un recipiente grande con agua fría y los remojamos durante unos 15 minutos para que suelten cualquier impureza que puedan tener. Luego, retiramos las barbas de los mejillones con un cuchillo y los dejamos escurrir en un colador.
  • Pelamos los dientes de ajo y los cortamos en láminas finas. Si deseas agregar un toque picante, puedes picar la guindilla en trozos pequeños.
  • En una sartén grande, calentamos el aceite de oliva a fuego medio. Añadimos el ajo y la guindilla (si la estamos utilizando) y los cocinamos hasta que el ajo esté dorado y fragante.
  • Agregamos los mejillones a la sartén y los mezclamos bien con el ajo y la guindilla. Luego, añadimos el vino blanco seco y cubrimos la sartén con una tapa. Cocinamos a fuego medio-alto durante unos 5-7 minutos, hasta que los mejillones estén completamente abiertos
  • Una vez que los mejillones estén listos, retiramos los que no se hayan abierto y sazonamos la mezcla con sal y pimienta al gusto.
  • Servimos los mejillones al ajillo inmediatamente, decorándolos con perejil picado para darles un toque fresco y colorido. ¡Listo para disfrutar!
mejillones
mejillones al ajillo

Los mejillones al ajillo y los beneficios para la salud

Los mejillones al ajillo pueden aportar varios beneficios para la salud. Aquí te dejo algunos de ellos:

  • Fuente de proteínas: Los mejillones son una buena fuente de proteínas, que son esenciales para la construcción y reparación de los tejidos del cuerpo.
  • Bajos en grasas saturadas: Los mejillones al ajillo son relativamente bajos en grasas saturadas, lo que los convierte en una buena opción para aquellos que desean reducir su ingesta de grasas.
  • Rico en ácidos grasos omega-3: Los mejillones son una buena fuente de ácidos grasos omega-3, que tienen propiedades antiinflamatorias y pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Alto en hierro: Los mejillones son una buena fuente de hierro, que es esencial para la producción de glóbulos rojos y para el transporte de oxígeno por todo el cuerpo.
  • Contiene vitamina B12: Los mejillones son una buena fuente de vitamina B12, que es importante para el funcionamiento normal del cerebro y del sistema nervioso.
  • Bajos en calorías: Los mejillones son relativamente bajos en calorías, lo que los convierte en una buena opción para aquellos que desean controlar su ingesta calórica.

En general, los mejillones son una opción saludable y deliciosa para incluir en una dieta equilibrada.

Consejos practicos:

  • Elige mejillones frescos y de calidad: Es importante seleccionar mejillones frescos y de buena calidad para obtener los mejores resultados. Busca mejillones que estén cerrados herméticamente o que se cierren al tocarlos. Si un mejillón está abierto, golpéalo suavemente contra una superficie dura para ver si se cierra. Si no se cierra, es probable que esté muerto y no debes usarlo.
  • Limpia bien los mejillones: Antes de cocinar los mejillones, es importante lavarlos y eliminar las barbas que puedan tener. Las barbas son fibras que sobresalen del mejillón y pueden resultar desagradables al comerlos. Para eliminarlas, sostén cada mejillón por la concha y tira de la barba hacia el lado opuesto de la concha con un movimiento firme.
  • Usa una sartén grande: Para cocinar los mejillones al ajillo, es importante usar una sartén grande para que los mejillones tengan suficiente espacio para abrirse. Si no tienes una sartén lo suficientemente grande, puedes dividir los mejillones en dos tandas y cocinarlos por separado.
  • No cocines demasiado los mejillones: Los mejillones se cocinan rápidamente, y es importante no cocinarlos demasiado para evitar que se sequen o se vuelvan duros. Cocínalos a fuego medio-alto durante unos 5-7 minutos hasta que estén completamente abiertos.
  • Sirve los mejillones calientes: Los mejillones al ajillo se deben servir calientes, directamente de la sartén para que no pierdan su textura ni sabor. Acompaña los mejillones con un poco de pan para mojar en la salsa de ajo y aceite de oliva.

¡Espero que estos consejos te sean útiles al preparar tus mejillones al ajillo!

Quiza te pueda gustar: Wrap de pollo con champiñones

Credito imagenes: Freepik