pasta bolognesa
pasta bolognesa

Pasta bolognesa 100% original

La pasta bolognesa es un plato clásico de la cocina italiana que consiste en una salsa rica y sabrosa a base de carne molida, cebolla, zanahorias, apio, tomates triturados y especias. La salsa se cocina a fuego lento para permitir que los sabores se mezclen y se intensifiquen. Se sirve tradicionalmente sobre pasta, como spaghetti o tagliatelle, y se completa con queso parmesano rallado por encima. Esta receta equilibra la suavidad de la carne molida con la dulzura de las verduras y la acidez de los tomates, creando un plato satisfactorio y reconfortante. Es una opción popular para disfrutar en reuniones familiares o cenas casuales, y su delicioso sabor y textura la convierten en un favorito de muchos amantes de la cocina italiana.


Pasta bolognesa original

Pasta bolognesa original

La pasta bolognesa es un plato italiano clásico con una salsa rica de carne molida, tomates y especias, que se sirve sobre pasta. Es sabrosa, reconfortante y una opción popular para disfrutar en reuniones familiares o cenas casuales.

Curso RecetaCocina PastasDificultad Fácil
Cantidad

6

Porciones
Preparación

30

minutos
Cocción

1

hour 
Calorias

500

kcal

Ingredientes

  • 400 gramos de Carne molida (puede ser una mezcla de res y cerdo)

  • 1 unidad de Cebolla grande, finamente picada

  • 2 unidades de Zanahorias, finamente picadas

  • 2 tallos de Apio, finamente picados

  • 4 dientes de Ajo, picados

  • 800 gramos de Tomates triturados enlatados

  • 1/2 Taza de Vino tinto

  • 1/2 Taza de Caldo de carne

  • 2 cucharadas de Pasta de tomate

  • 2 cucharaditas de Azúcar

  • 1 cucharadita de Orégano seco

  • 1 cucharadita de Albahaca seca

  • 1 pizca de Sal y pimienta al gusto

  • 1 chorrito de Aceite de oliva

  • 400 gramos de Pasta (spaghetti, tagliatelle u otra de tu preferencia)

  • Queso parmesano rallado, para servir

Instrucciones

  • Calienta un poco de aceite de oliva en una sartén grande a fuego medio-alto. Agrega la cebolla, las zanahorias y el apio, y cocínalos hasta que estén tiernos, aproximadamente de 5 a 7 minutos.
  • Añade el ajo y cocina por otros 2 minutos.
  • Agrega la carne molida a la sartén y cocínala hasta que esté dorada y cocida por completo, deshaciendo los grumos con una cuchara de madera.
  • Vierte el vino tinto en la sartén y deja que se evapore durante unos minutos.
  • Agrega los tomates triturados, el caldo de carne, la pasta de tomate, el azúcar, el orégano y la albahaca.
  • Mezcla bien todos los ingredientes.
  • Reduce el fuego a medio-bajo y cocina la salsa a fuego lento durante al menos 1 hora, revolviendo de vez en cuando. Cuanto más tiempo la cocines, más sabrosa se volverá.
  • Mientras tanto, cocina la pasta en una olla grande de agua con sal siguiendo las instrucciones del paquete hasta que esté al dente.
  • Escurre la pasta y resérvala.
  • Prueba la salsa y ajusta la sazón con sal y pimienta al gusto.
  • Sirve la pasta en platos individuales y cubre con la salsa bolognesa. Espolvorea queso parmesano rallado por encima.

Notas

  • Selección de carne: Utiliza una mezcla de carne molida de res y cerdo para obtener un sabor más rico y jugoso. También puedes optar por usar solo una de ellas si lo prefieres.
  • Sofrito de verduras: Cocina las cebollas, zanahorias, apio y ajo hasta que estén tiernos y se hayan caramelizado ligeramente. Esto añadirá más sabor a la salsa bolognesa.
  • Tomates de calidad: Utiliza tomates triturados enlatados de buena calidad o, si es posible, tomates frescos pelados y triturados. Los tomates de buena calidad aportarán un sabor más auténtico a la salsa.
  • Cocinar a fuego lento: Cocina la salsa a fuego lento durante un tiempo prolongado para permitir que los sabores se desarrollen y se mezclen. Esto hará que la salsa sea más sabrosa y concentrada.
  • Pasta al dente: Cocina la pasta hasta que esté al dente, es decir, cocida pero aún firme al morderla. Esto permitirá que la pasta se combine perfectamente con la salsa y conserve una textura agradable.
  • Finalizar con queso parmesano: Espolvorea queso parmesano rallado fresco sobre la pasta bolognesa antes de servir. Esto le dará un toque adicional de sabor y completará el plato.
  • Variaciones: Si deseas agregar más sabor y textura a tu pasta bolognesa, puedes incorporar ingredientes adicionales como panceta o tocino picado, hongos salteados, hojas de albahaca fresca o un toque de vino tinto extra.
Pasta bolognesa original

Pasta bolognesa y los beneficios para la salud

La pasta bolognesa puede ofrecer algunos beneficios para la salud debido a los ingredientes que se utilizan en su preparación. Aquí tienes algunos posibles beneficios:

  1. Proteínas y aminoácidos: La carne utilizada en la salsa bolognesa es una fuente de proteínas, que son esenciales para la construcción y reparación de tejidos en el cuerpo. Las proteínas también son necesarias para la formación de enzimas, hormonas y anticuerpos.
  2. Vitaminas y minerales: La salsa bolognesa puede proporcionar una variedad de vitaminas y minerales, dependiendo de los ingredientes utilizados. Los tomates, por ejemplo, son una buena fuente de vitamina C y vitamina A, mientras que la carne puede contener minerales como hierro y zinc.
  3. Antioxidantes: Los tomates utilizados en la salsa bolognesa son ricos en antioxidantes, como el licopeno. Los antioxidantes ayudan a proteger las células del daño causado por los radicales libres y pueden tener efectos beneficiosos para la salud, incluida la reducción del riesgo de enfermedades crónicas.
  4. Fibra dietética: Si se sirve con pasta integral, la salsa bolognesa puede ser una buena fuente de fibra dietética. La fibra es importante para la salud digestiva, la regulación del azúcar en la sangre y la sensación de saciedad.
  5. Control de porciones: Al combinar la salsa bolognesa con una porción adecuada de pasta y agregar verduras como guarnición, es posible mantener un equilibrio en la comida y controlar las porciones, lo cual es beneficioso para el control de peso.

Es importante tener en cuenta que la cantidad y calidad de los ingredientes, así como las porciones y el equilibrio general de la dieta, son factores clave para obtener beneficios para la salud. Recuerda que la pasta bolognesa debe consumirse con moderación como parte de una dieta equilibrada y estilo de vida saludable.

Historia de la Pasta bolognesa

La pasta a la boloñesa, conocida en italiano como “ragù alla bolognese”, es un plato icónico de la cocina italiana que se ha vuelto popular en todo el mundo. Su historia se remonta a la región de Emilia-Romaña, en el norte de Italia, específicamente a la ciudad de Bolonia, de la cual toma su nombre.

La receta original de la salsa boloñesa es bastante antigua y ha evolucionado a lo largo del tiempo. Aunque hay registros de platos de carne picada y salsa en la región desde la Edad Media, la versión moderna de la salsa boloñesa se consolidó en el siglo XIX.

La receta original de la salsa boloñesa es una preparación lenta y laboriosa que utiliza ingredientes simples pero sabrosos. Tradicionalmente, la salsa se elabora con carne picada de res, panceta o tocino, cebolla, zanahoria, apio, tomate, vino tinto, caldo de carne y leche. Los ingredientes se cocinan a fuego lento durante horas para permitir que los sabores se mezclen y la salsa se reduzca a una consistencia espesa y rica.

La salsa boloñesa se sirve tradicionalmente con tagliatelle, una pasta fresca ancha y plana, aunque también es común servirla con spaghetti u otras formas de pasta larga. Se suele espolvorear con queso parmesano rallado antes de servir.

La popularidad de la salsa boloñesa se ha extendido más allá de Italia, y hoy en día es un plato muy apreciado en todo el mundo. Sin embargo, es importante señalar que la receta original de la salsa boloñesa es bastante diferente de muchas de las versiones que se encuentran fuera de Italia, especialmente en lo que respecta a los ingredientes y la forma de preparación. La versión auténtica y tradicional de la salsa boloñesa es uno de los tesoros culinarios de Italia y sigue siendo una delicia para los amantes de la buena comida.

Quiza te pueda gustar: Tarta de manzana clásica

Credito imagenes: Freepik