tarta de fresas
tarta de fresas

Deliciosa Tarta de Fresa para Consentir tu Paladar

5.0 de 1 Voto

Sumérgete en el delicioso mundo de la tarta de fresa, un auténtico manjar para los sentidos que deleita tanto a jóvenes como a adultos.

En este artículo, exploraremos el encanto y la magia detrás de este postre clásico que ha conquistado los corazones de amantes de la repostería en todo el mundo.


Receta de Tarta de Fresa

Receta de Tarta de Fresa

La tarta de fresas es un postre exquisito y refrescante que combina una base crujiente de galletas con un relleno suave y cremoso de queso crema y nata, realzado con el delicioso sabor y aroma de las fresas frescas. Esta receta te guiará paso a paso para crear una tarta irresistible que cautivará los paladares de todos. El contraste entre la dulzura de las fresas y la ligera acidez del queso crema la convierte en una opción perfecta para ocasiones especiales o simplemente para darse un capricho dulce en cualquier momento del año. Ya sea para celebraciones familiares o reuniones con amigos, esta tarta de fresas se convertirá en un éxito asegurado y dejará a todos con ganas de repetir.

Curso RecetaCocina PostresDificultad Medio
Cantidad

8

Porciones
Preparación

30

minutos
Cocción

4

hours 
Calorias

450

kcal

Ingredientes

  • Para la base:
  • 200 g de galletas tipo Digestive o galletas de vainilla.

  • 100 g de mantequilla derretida.

  • Para el relleno:
  • 500 g de fresas frescas, lavadas y sin hojas.

  • 250 g de queso crema.

  • 200 ml de nata para montar (crema de leche).

  • 100 g de azúcar glas (azúcar en polvo).

  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.

  • 8 g de gelatina en polvo sin sabor.

  • 2 cucharadas de agua fría.

  • Para la decoración:
  • Fresas frescas lavadas y sin hojas.

  • Mermelada de fresa o albaricoque para el brillo.

Instrucciones

  • Preparación de la base:
  • Tritura las galletas en un procesador de alimentos o colócalas en una bolsa y aplástalas con un rodillo hasta obtener migas finas.
  • En un bol, mezcla las migas de galletas con la mantequilla derretida hasta que estén bien combinadas.
  • Cubre el fondo de un molde para tarta con esta mezcla y presiona firmemente para formar una capa uniforme. Puedes utilizar la base de un vaso o cuchara para ayudarte a compactarla.
  • Refrigera la base mientras preparas el relleno.
  • Preparación del relleno:
  • En un bol grande, bate el queso crema hasta que esté suave y cremoso
  • Agrega el azúcar glas y la esencia de vainilla al queso crema, y sigue batiendo hasta que todos los ingredientes estén bien incorporados.
  • En otro bol, bate la nata para montar (crema de leche) hasta obtener picos firmes.
  • Preparación de las fresas:
  • Tritura 250 g de fresas en puré con la ayuda de un tenedor o un procesador de alimentos.
  • En un pequeño recipiente, espolvorea la gelatina en polvo sobre las 2 cucharadas de agua fría y deja reposar por unos minutos para que se hidrate.
  • Calienta el puré de fresas en una olla a fuego medio. No dejes que hierva, solo caliéntalo lo suficiente para que esté tibio.
  • Agrega la gelatina hidratada al puré de fresas caliente y remueve bien hasta que la gelatina se disuelva completamente.
  • Deja enfriar ligeramente el puré de fresas antes de incorporarlo a la mezcla de queso crema y nata montada. Mezcla bien hasta obtener una crema homogénea.
  • Montaje de la tarta:
  • Vierte la mezcla de queso crema y fresas sobre la base de galletas en el molde para tarta.
  • Extiende la mezcla de manera uniforme con una espátula.
  • Lava y corta las fresas restantes en rodajas o trozos y colócalas sobre la superficie de la tarta.
  • Calienta un poco de mermelada de fresa o albaricoque y pincela suavemente las fresas para darles brillo.
  • Refrigeración:
  • Cubre la tarta con papel film o una tapa y refrigérala durante al menos 4 horas, o preferiblemente toda la noche, para que tome consistencia.
  • Servir:
  • Una vez que la tarta haya enfriado y cuajado, estará lista para servir. Puedes decorarla con algunas hojas de menta fresca antes de presentarla.
  • ¡Listo! Ahora tienes una deliciosa tarta de fresas para disfrutar con tus seres queridos. ¡Buen provecho!

Notas

  • Fresas frescas y maduras: Utiliza fresas frescas y maduras para obtener el mejor sabor y textura en tu tarta. Busca fresas que estén firmes, de color rojo brillante y sin signos de deterioro.
  • Base crujiente: Para lograr una base crujiente y firme, asegúrate de triturar bien las galletas y mezclarlas adecuadamente con la mantequilla derretida. Presiona firmemente la mezcla en el molde para tarta para que quede compacta.
  • Refrigeración adecuada: Después de armar la tarta, es crucial refrigerarla durante el tiempo indicado en la receta (al menos 4 horas, preferiblemente toda la noche) para que cuaje correctamente y tenga la consistencia adecuada al servirla.
  • Gelatina sin sabor: La gelatina en polvo sin sabor ayuda a estabilizar el relleno de la tarta y a darle una textura más firme. Asegúrate de hidratarla correctamente y disolverla en el puré de fresas tibio antes de incorporarla a la mezcla de queso crema y nata.
  • Decoración creativa: Puedes decorar la tarta de fresas de diferentes formas, como creando un patrón con las fresas cortadas o añadiendo hojas de menta para un toque fresco y colorido.
  • Varía las frutas: Si no encuentras fresas frescas o quieres probar diferentes sabores, puedes sustituir las fresas por otras frutas de temporada, como frambuesas, moras o arándanos.
  • Mermelada para el brillo: Al calentar la mermelada de fresa o albaricoque antes de aplicarla sobre las fresas, conseguirás un brillo atractivo en la superficie de la tarta.
  • Ajusta el nivel de dulzura: Si prefieres una tarta menos dulce, puedes reducir la cantidad de azúcar glas en la mezcla de queso crema y nata.
  • Consistencia del relleno: Si buscas una tarta más densa, puedes aumentar la cantidad de gelatina en polvo sin sabor. Por otro lado, si prefieres una tarta más ligera y esponjosa, puedes reducir ligeramente la cantidad de gelatina.
  • Servir con helado o crema batida: Acompaña la tarta de fresas con una bola de helado de vainilla o con crema batida para realzar aún más su sabor y textura.

Información nutricional

  • Serving Size: 8g
  • Calorias 450kcal
  • Carbohidratos 40g
  • Proteina: 6g
  • Grasas 30g
  • Grasa Saturada: 17g
  • Cholesterol: 85mg
  • Fibra 2g
  • Azucar: 26g
tarta de fresa
tarta de fresas

Tarta de Fresa y los beneficios para la salud

La tarta de fresas es un postre clásico que ha conquistado el corazón de los amantes de la repostería en todo el mundo. Su combinación de una base crujiente de galletas y un relleno suave de queso crema y fresas frescas es simplemente irresistible. Sin embargo, más allá de su delicioso sabor, esta apetitosa creación también puede ofrecer beneficios para la salud, especialmente si se eligen cuidadosamente los ingredientes y se consume con moderación.

Cuidado con los ingredientes:

La elección de ingredientes frescos y de alta calidad es fundamental para obtener una tarta de fresas que no solo sea deliciosa, sino también saludable. Optar por fresas frescas y maduras garantiza el aporte de antioxidantes, vitamina C y fibra, que son excelentes para el sistema inmunológico y la salud digestiva. Al utilizar queso crema y nata para montar (crema de leche) bajos en grasa, se reduce el contenido calórico y de grasas saturadas, lo que beneficia la salud cardiovascular.

Control de azúcar y grasas:

Si bien la tarta de fresas puede ser tentadora por su dulce sabor, es importante tener en cuenta el contenido de azúcar y grasas en la receta. Optar por reducir la cantidad de azúcar glas en la mezcla de queso crema y nata puede disminuir la carga calórica y beneficiar a quienes buscan mantener un peso saludable o controlar sus niveles de azúcar en la sangre. Del mismo modo, utilizar galletas integrales o bajas en azúcar para la base puede mejorar el perfil nutricional de la receta.

Aporte de nutrientes:

A pesar de ser un postre, la tarta de fresas puede proporcionar algunos nutrientes valiosos. Las fresas son ricas en antioxidantes, como los flavonoides y el ácido elágico, que ayudan a combatir el estrés oxidativo y protegen las células del daño causado por los radicales libres. Además, el queso crema aporta proteínas y calcio, que son esenciales para la salud y el fortalecimiento de los huesos.

Moderación y disfrute consciente al comer tarta de fresa:

Como en cualquier postre, la clave está en la moderación. Disfrutar de una porción adecuada de tarta de fresas de vez en cuando puede formar parte de una dieta equilibrada y saludable. La práctica del disfrute consciente mientras se saborea este delicioso manjar puede ayudar a evitar el exceso y promover una relación saludable con los alimentos.

Conclusión:

La tarta de fresas es mucho más que un simple postre; es un placer culinario que puede ofrecer beneficios para la salud si se prepara con ingredientes cuidadosamente seleccionados y se consume con moderación. Al escoger fresas frescas, ingredientes bajos en grasas y reducir la cantidad de azúcar, se puede disfrutar de esta delicia sin sacrificar completamente la salud. Recordemos siempre que la clave para una dieta equilibrada es la moderación y la variedad, y la tarta de fresas puede ser una opción ocasional que deleite nuestro paladar sin comprometer nuestro bienestar general. ¡Así que, disfrutemos de cada bocado de esta deliciosa y saludable tarta de fresas!

Quiza te pueda gustar: Lechona Colombiana

Credito imagenes: Freepik