receta de ensalada rusa
receta de ensalada rusa

Deliciosa Ensalada Rusa Para Compartir en Familia

0.0 de 0 Vote

La ensalada rusa es una mezcla de papas, zanahorias, guisantes, judías verdes y huevos en una base de mayonesa y mostaza. Esta receta tradicional es fácil de preparar y se puede adaptar según tus preferencias. Ideal como acompañamiento o plato principal, esta ensalada fría es refrescante, nutritiva y perfecta para disfrutar en cualquier época del año


Receta de Ensalada Rusa

Receta de Ensalada Rusa

Descubre cómo preparar una deliciosa ensalada rusa, un clásico plato frío perfecto para ocasiones especiales. Sigue esta receta fácil y disfruta de una combinación de sabores frescos y cremosos que harán que esta ensalada sea un éxito en cualquier mesa

Curso RecetaCocina EnsaladasDificultad Fácil
Cantidad

6

Porciones
Preparación

20

minutos
Cocción

25

minutos
Calorias

300

kcal

Ingredientes

  • 3 papas grandes

  • 2 zanahorias medianas
    150 g de guisantes (pueden ser frescos o enlatados)

  • 200 g de judías verdes (pueden ser frescas o enlatadas)

  • 4 huevos

  • 1 taza de mayonesa

  • 2 cucharadas de mostaza

  • Sal y pimienta al gusto

  • Perejil fresco picado (opcional, para decorar)

Instrucciones

  • Lava las papas y las zanahorias, y luego ponlas a hervir en una olla grande con agua con sal. Cocina hasta que estén tiernas pero aún firmes. No las cocines en exceso, ya que necesitamos que las verduras mantengan su forma en la ensalada. Una vez cocidas, retira del agua caliente y déjalas enfriar.
  • Mientras las papas y las zanahorias se enfrían, puedes cocer los guisantes y las judías verdes. Si usas guisantes frescos, hiérvelos por unos minutos hasta que estén tiernos. Si usas guisantes enlatados, simplemente escúrrelos y enjuágalos. Para las judías verdes frescas, hiérvelas durante unos minutos hasta que estén al dente. Si usas judías verdes enlatadas, escúrrelas y enjuágalas también.
  • Hierve los huevos en una olla aparte. Coloca los huevos en agua fría, lleva a ebullición y luego cocina a fuego lento durante unos 10 minutos. Retira los huevos del agua caliente y colócalos en agua fría para detener la cocción. Una vez que estén fríos, pélalos y pícalos en trozos pequeños.
  • Una vez que las papas y las zanahorias estén frías, pélalas y córtalas en cubos pequeños. Luego, colócalas en un tazón grande junto con los guisantes, las judías verdes y los huevos picados.

  • En otro recipiente, mezcla la mayonesa y la mostaza hasta obtener una mezcla suave y homogénea. Luego, vierte la mezcla sobre las verduras y los huevos. Asegúrate de cubrir todos los ingredientes con la salsa.
  • Mezcla suavemente todos los ingredientes hasta que estén bien combinados. Asegúrate de no aplastar las papas, ya que queremos que mantengan su forma.
  • Prueba la ensalada y sazónala con sal y pimienta al gusto. Si lo deseas, puedes agregar un poco de perejil fresco picado para darle un toque de sabor adicional.
  • Cubre el tazón con papel film o una tapa y refrigera la ensalada rusa durante al menos una hora antes de servir. Esto permitirá que los sabores se mezclen y la ensalada se enfríe.
  • Antes de servir, puedes decorar la ensalada con un poco más de perejil fresco picado si lo deseas. Sirve fría y disfruta.

Notas

  • Elige ingredientes frescos: Utiliza papas, zanahorias y judías verdes frescas siempre que sea posible. Esto asegurará que tu ensalada tenga un sabor y textura óptimos.
  • Cocina las verduras correctamente: Es importante cocinar las papas, zanahorias, guisantes y judías verdes hasta que estén tiernas pero aún firmes. Evita cocinarlas en exceso para que no se vuelvan demasiado blandas y se deshagan al mezclar la ensalada.
  • Enfría los ingredientes antes de mezclarlos: Una vez que hayas cocinado las verduras y los huevos, asegúrate de enfriarlos completamente antes de mezclarlos. Esto ayudará a mantener la textura y evitará que los ingredientes se ablanden en exceso.
  • Experimenta con las verduras: Siéntete libre de agregar otros ingredientes vegetales a tu ensalada rusa, como pepinos encurtidos, pimientos morrones o cebolla roja. Estos ingredientes pueden agregar más sabor y textura a la ensalada.
  • Ajusta la cantidad de mayonesa: La cantidad de mayonesa puede variar según tus preferencias personales. Si te gusta una ensalada rusa más cremosa, puedes agregar más mayonesa. Si prefieres una versión más ligera, reduce la cantidad o incluso considera usar yogur natural como base de la salsa.
  • Sazónala al gusto: Prueba la ensalada antes de refrigerarla y ajusta la cantidad de sal y pimienta según tu gusto. Recuerda que los sabores se intensificarán un poco después de refrigerarla, así que no te excedas con las especias.
  • Déjala reposar: Después de mezclar todos los ingredientes y sazonar la ensalada, déjala reposar en el refrigerador durante al menos una hora antes de servir. Esto permitirá que los sabores se mezclen y se enfríe adecuadamente.
  • Decora al servir: Antes de presentar la ensalada, decórala con un poco de perejil fresco picado u otras hierbas para agregar un toque visualmente atractivo.

Información nutricional

  • Calorias 300kcal
  • Carbohidratos 25g
  • Proteina: 8g
  • Grasas 20g
  • Grasa Saturada: 3g
  • Cholesterol: 150mg
  • Sodium: 300mg
  • Fibra 4g
  • Azucar: 4g
ensalada rusa
ensalada rusa

Ensalada Rusa y los Beneficios para la salud

La ensalada rusa es un plato clásico que ha resistido la prueba del tiempo. Esta colorida y deliciosa combinación de papas, zanahorias, guisantes, judías verdes y huevos en una base de mayonesa y mostaza no solo es un deleite para el paladar, sino que también ofrece una serie de beneficios para la salud. En este ensayo, exploraremos los ingredientes clave de la ensalada rusa y cómo contribuyen a una alimentación saludable.

Verduras nutritivas

La ensalada rusa está repleta de verduras ricas en nutrientes. Las papas proporcionan carbohidratos y vitamina C, mientras que las zanahorias ofrecen betacarotenos y fibra. Los guisantes y las judías verdes añaden proteínas, fibra y vitaminas del complejo B. Estos ingredientes ayudan a mantener un sistema inmunológico saludable, promueven la digestión y apoyan la salud en general.

Fuente de proteínas vegetales

Los guisantes y las judías verdes en la ensalada rusa son excelentes fuentes de proteínas vegetales. La proteína es esencial para la reparación y el crecimiento celular, y también ayuda a mantener la saciedad. Para aquellos que siguen una dieta vegetariana o buscan reducir el consumo de carne, esta ensalada proporciona una opción sabrosa y nutritiva.

Ácidos grasos saludables

La mayonesa utilizada en la ensalada rusa contiene grasas saludables provenientes del aceite de oliva o aceite de girasol. Estas grasas son ricas en ácidos grasos monoinsaturados, que pueden ayudar a reducir el colesterol LDL (colesterol “malo”) y promover la salud cardiovascular. Sin embargo, se recomienda moderar la cantidad de mayonesa utilizada para controlar la ingesta de calorías y grasas.

Alta en fibra

Gracias a los ingredientes vegetales, la ensalada rusa es una buena fuente de fibra dietética. La fibra promueve la salud digestiva al mejorar la regularidad intestinal y prevenir el estreñimiento. También ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre y a mantener la sensación de saciedad, lo que puede ser beneficioso para el control de peso.

Conclusíon

La ensalada rusa es más que un plato delicioso y popular en muchas culturas. Es una opción saludable que combina una variedad de verduras nutritivas y proteínas vegetales. Al ser rica en fibra y baja en grasas saturadas, esta ensalada contribuye a una alimentación equilibrada y puede ayudar a mantener una buena salud en general. Así que, la próxima vez que desees disfrutar de un plato refrescante y nutritivo, considera la ensalada rusa como una opción sabrosa y beneficiosa para tu bienestar.

Historia de la Ensalada Rusa

La ensalada rusa, también conocida como ensaladilla rusa o ensalada Olivier en algunos lugares, tiene sus orígenes en el siglo XIX en Rusia. Fue creada por el chef belga Lucien Olivier, quien trabajaba en el restaurante Hermitage de Moscú en la década de 1860. La receta original era una creación exclusiva y guardada en secreto por Olivier.

La ensalada original de Olivier consistía en una mezcla de ingredientes finamente picados como papas, zanahorias, guisantes, pepinillos, huevos duros y carne de aves de corral, todo ello aderezado con una salsa especial a base de mayonesa, mostaza, hierbas y especias. El resultado era una ensalada lujosa y exquisita que se convirtió en un éxito instantáneo entre los comensales adinerados de Moscú.

Sin embargo, después de la muerte de Lucien Olivier en 1883, la receta de su ensalada fue recreada y adaptada por otros chefs, y con el tiempo, se extendió más allá de las fronteras de Rusia. La ensalada rusa se popularizó en Europa y América Latina, donde cada región adaptó la receta según sus gustos y disponibilidad de ingredientes.

Hoy en día, la ensalada rusa es un plato común en muchas partes del mundo, especialmente en Europa del Este, América Latina y España, donde se sirve como acompañamiento en comidas festivas, barbacoas y celebraciones familiares. La versatilidad de la receta permite variaciones según los ingredientes disponibles y las preferencias personales, pero su esencia como una mezcla fresca y cremosa de vegetales sigue siendo la misma.

Quiza te pueda gustar: Lechona Colombiana

Credito imagenes: Freepik