chagua
chagua

Changua Tradicional: Receta Auténtica Colombiana para un Desayuno Saludable

5.0 de 2 Vote

Sumérgete en la calidez reconfortante de la changua, un plato emblemático de la gastronomía colombiana que trae consigo no solo un sabor delicioso, sino también una rica historia cultural. Esta sopa, a menudo disfrutada en el desayuno, combina ingredientes simples pero reconfortantes: huevos, leche y caldo de pollo. La preparación de la changua es un ritual que ha pasado de generación en generación en Colombia, y cada familia tiene su propia versión de esta receta tradicional.

En su esencia, la changua es una mezcla de sabores suaves y cremosos, donde los huevos se cocinan delicadamente en un caldo de pollo aromático, enriquecido con leche. La adición de cebolla verde aporta un toque de frescura y complejidad al plato, mientras que el cilantro o el perejil fresco picado ofrecen un toque final de color y sabor.

Esta sopa reconfortante no solo es una delicia para el paladar, sino que también tiene un significado cultural profundo en Colombia. Se dice que la changua era el desayuno preferido de los indígenas colombianos durante la época precolombina, y su legado ha perdurado a lo largo de los siglos, convirtiéndose en un elemento querido de la cocina colombiana.

Ya sea que estés buscando una manera única de comenzar tu día o simplemente desees explorar los sabores auténticos de Colombia, la changua es una elección perfecta. Con cada cucharada, te transportarás a las cocinas hogareñas de Colombia y experimentarás el amor y la calidez que esta receta tradicional tiene para ofrecer. ¡Prepárala en tu propia cocina y deja que la changua te envuelva en su abrazo reconfortante!


Receta de changua (caldo de huevo)

Receta de changua (caldo de huevo)

Sumérgete en la calidez reconfortante de la changua, un plato emblemático de la gastronomía colombiana que trae consigo no solo un sabor delicioso, sino también una rica historia cultural.

Curso RecetaCocina SopasDificultad Fácil
Porciones

4

Porciones
Preparación

15

minutos
Cooking time

18

minutos
Calories

300

kcal
Total time

0

minutes

Ingredientes

  • 4 tazas de caldo de pollo (puedes usar caldo de pollo preparado o caldo de pollo en cubos disueltos en agua)

  • 4 tazas de leche

  • 4 unidades de huevos

  • 1 huevo de cebolla verde (cebolla larga o cebollín), finamente picada

  • 2 cucharadas de mantequilla o aceite de oliva

  • 1 pizca de Sal al gusto

  • 1 pizca de Pimienta al gusto

  • 1 manojo de Hojas de cilantro o perejil fresco picado (opcional, para decorar)

Instrucciones

  • Preparación del caldo:
    En una olla grande, vierte el caldo de pollo y lleva a fuego medio-alto.
    Deja que el caldo hierva suavemente mientras preparas los otros ingredientes.
  • Preparación de la base:
    En una sartén aparte, calienta la mantequilla o el aceite de oliva a fuego medio.
    Agrega la cebolla verde picada y cocínala hasta que esté transparente y ligeramente dorada.
  • Mezcla con el caldo:
    Una vez que el caldo esté hirviendo, añade la cebolla verde dorada a la olla.
    Reduce el fuego a medio-bajo para mantener el caldo caliente pero no hirviendo.
  • Cocinar los huevos:
    Rompe los huevos uno a uno y agrégalos al caldo, con cuidado para que las yemas no se rompan.
    Cocina los huevos en el caldo durante unos 3-5 minutos, hasta que las claras estén cocidas pero las yemas sigan líquidas. Puedes cocinarlos más tiempo si prefieres las yemas más cocidas.
  • Añadir la leche:
    Vierte la leche en la olla con cuidado, revolviendo suavemente para que se mezcle con el caldo sin romper los huevos.
    Deja que la sopa se caliente durante unos minutos más, pero ten cuidado de no dejarla hervir demasiado para evitar que la leche se corte.
  • Sazonar y servir:
    Prueba la sopa y ajusta la sazón con sal y pimienta al gusto.
    Sirve la changua caliente en tazones individuales, asegurándote de poner un huevo en cada porción.
  • Opcionalmente, espolvorea un poco de cilantro o perejil picado por encima para decorar y agregar un toque de frescura.

Notas

  • Caldo de calidad: Utiliza un caldo de pollo de buena calidad para la base de la sopa. Si no tienes caldo casero, puedes usar caldo de pollo enlatado o en cubos disueltos en agua caliente. Asegúrate de probar el caldo antes de agregar los huevos para ajustar la sazón según tu gusto.
  • Cocinar los huevos adecuadamente: Para obtener la textura perfecta de los huevos en la changua, es importante cocinarlos a fuego medio-bajo para evitar que se endurezcan demasiado rápido. Debes lograr que las claras estén cocidas pero las yemas sigan líquidas. Esto puede tomar unos 3-5 minutos, dependiendo del tamaño de los huevos y la temperatura del caldo.
  • Añadir la leche con cuidado: Cuando agregues la leche a la sopa, asegúrate de hacerlo con cuidado y revuelve suavemente para evitar que se corte. Mantén el fuego a temperatura baja para calentar la leche sin hervirla en exceso.
  • Sazonar al gusto: Prueba la changua antes de servirla y ajusta la sazón con sal y pimienta según tu preferencia. Recuerda que los condimentos pueden variar dependiendo del caldo de pollo que utilices, así que es importante probar y ajustar según sea necesario.
  • Decorar con hierbas frescas: Si decides agregar cilantro o perejil picado como adorno, asegúrate de hacerlo justo antes de servir la changua. Esto añadirá un toque fresco y colorido al plato.
  • Servir caliente: La changua se sirve mejor caliente, directamente de la olla a la mesa. Asegúrate de que cada porción contenga un huevo y un poco de caldo para disfrutar de todos los sabores en cada cucharada.

Información nutricional

  • Calorias 200kcal
  • Carbohidratos 15g
  • Proteina: 15g
  • Grasas 12g
  • Grasa Saturada: 5g
  • Cholesterol: 250mg
  • Sodium: 900mg
  • Azucar: 10g
caldo de huevo o changua
caldo de huevo o changua

La Changua o caldo de huevo y los beneficios para la salud

En el mundo culinario, pocas recetas pueden rivalizar con la changua, una sopa tradicional colombiana que combina ingredientes simples para crear un plato sumamente reconfortante y nutritivo. Más allá de su sabor delicioso y su capacidad para calentar el cuerpo en un día frío, la changua ofrece una variedad de beneficios para la salud que la convierten en una opción sabia para incluir en tu dieta regular.

Uno de los ingredientes clave de la changua son los huevos, que están repletos de proteínas de alta calidad, vitaminas esenciales y minerales importantes. Las proteínas en los huevos son fundamentales para el crecimiento y la reparación del tejido muscular, así como para la producción de enzimas y hormonas necesarias para mantener el cuerpo en funcionamiento. Además, los huevos son una excelente fuente de colina, un nutriente crucial para la salud del cerebro y el sistema nervioso.

Otro componente esencial de la changua es el caldo de pollo, que proporciona una base rica en nutrientes y sabor. El caldo de pollo casero, especialmente cuando se prepara con huesos de pollo, está lleno de colágeno, glucosamina y otros compuestos que son beneficiosos para la salud de las articulaciones y la piel. Además, el caldo de pollo es una excelente fuente de electrolitos, lo que lo convierte en una opción ideal para rehidratarse y reponer minerales después de un entrenamiento intenso o una enfermedad.

La changua también puede adaptarse fácilmente para satisfacer diferentes necesidades dietéticas. Por ejemplo, al utilizar leche de origen vegetal en lugar de leche de vaca, esta sopa se convierte en una opción adecuada para aquellos que son intolerantes a la lactosa o siguen una dieta vegana. Además, al evitar el uso de ingredientes con gluten, como el pan, la changua es naturalmente libre de gluten y es una opción segura para aquellos que tienen sensibilidad al gluten o enfermedad celíaca.

Además de sus beneficios nutricionales específicos, la changua también ofrece una serie de ventajas más generales para la salud. Al ser una sopa caliente y reconfortante, puede ayudar a aliviar la congestión nasal y el malestar asociado con los resfriados y la gripe. Además, la changua es una opción reconfortante para aquellos que buscan reducir el estrés y mejorar su bienestar emocional, ya que el acto de disfrutar de una comida caliente y sabrosa puede tener un efecto calmante en el cuerpo y la mente.

En resumen, la changua es mucho más que una simple sopa; es un plato rico en nutrientes que ofrece una variedad de beneficios para la salud. Ya sea que estés buscando una comida reconfortante en un día frío o deseando aprovechar al máximo los ingredientes simples pero poderosos, la changua es una opción deliciosa y nutritiva que seguramente complacerá tu paladar y beneficiará tu cuerpo en el proceso.

chagua
chagua

Historia de la changua

La historia de la changua se remonta a tiempos precolombinos en la región de los Andes, específicamente en lo que hoy conocemos como Colombia. El término “changua” tiene sus raíces en las lenguas indígenas de la región y se refiere a una sopa caliente preparada con ingredientes básicos como agua, leche y huevos.

Durante la época precolombina, los indígenas de la región de los Andes, incluidos los Muiscas y los Quimbayas, practicaban la agricultura y criaban animales como pollos. Se cree que la changua era un plato comúnmente consumido por estos pueblos indígenas como parte de su dieta diaria. Se preparaba con ingredientes simples y disponibles localmente, lo que la convertía en una opción alimenticia práctica y reconfortante.

Con la llegada de los colonizadores españoles en el siglo XVI, la changua experimentó una evolución, ya que los nuevos ingredientes y técnicas culinarias se incorporaron a la receta tradicional. La introducción de la leche de vaca por parte de los colonizadores agregó una nueva dimensión a la changua, haciéndola más cremosa y nutritiva.

A lo largo de los siglos, la changua se ha mantenido como un plato popular en la gastronomía colombiana, especialmente en las regiones andinas del país. Se ha transmitido de generación en generación a través de las familias colombianas, cada una poniendo su propio giro único en la receta. Hoy en día, la changua se consume en todo el país y se considera un plato emblemático de la cocina colombiana.

La changua no solo es valorada por su sabor reconfortante, sino también por su rica historia cultural y su papel como un recordatorio de las tradiciones culinarias ancestrales de Colombia. Desde sus humildes orígenes en las comunidades indígenas hasta su estatus actual como un plato apreciado en la mesa colombiana, la changua ha resistido el paso del tiempo y continúa siendo una parte importante de la identidad culinaria del país.

Quiza te pueda interesar: Muffins de Chocolate

Creditos imagenes: Freepik